sábado, 24 de abril de 2010

Tierra de osos

A quién no le gusta tener entre sus brazos un gran cuerpo para abrazar. Es lo atractivo de lo cotidiano, sin años de gimnasio ni esteroides o modelos carilindos, sino lo que se puede encontrar todos los días en cualquier momento de nuestras vidas.

Nota: Click en la imagen para agrandar

0 comentarios:

Publicar un comentario